Nuestra historia

La Negra nace como un emprendimiento familiar. Adriana y Kike, esposos, siempre soñaron con crear una marca con conciencia social.

Sabíamos que el camino no iba a ser fácil ya que ninguno de los dos había estudiado nada relacionado al mundo de la moda.

Lo primero que hicimos fue asignar tareas. Adriana vería la logística y Kike el diseño. Listo, ya teníamos un punto de partida, sabíamos que sacaríamos la empresa adelante con mucho esfuerzo y dedicación.

Una de las partes más bonitas de esta aventura fue salir a la calle a investigar el mercado. Sin darnos cuenta, tienda a tienda, puesto a puesto y esas largas caminatas hicieron que nuestra relación matrimonial se fortaleciera y descubriéramos que somos un gran equipo.

Nos encontramos con muchas cosas en el camino. Buenos proveedores, malos proveedores, errores, aciertos y un sin fin de otras cosas. Entendimos que estábamos sumergidos en la inevitable curva de aprendizaje.

Pasaron los meses, y el día que nos entregaron nuestra primera colección, fue como ver a tu hijo recién nacido. Este hijo era especial ya que venía al mundo con la misión de ayudar.

Al poco tiempo se presenta la oportunidad de asociarnos con un amiga muy querida por mi esposo Kike, Ana. Ellos trabajaron juntos en algún momento de la vida y por cosas del destino yo acabé siendo su personal trainer, si, soy personal trainer y es algo que amo hacer.

LA NEGRA, se llama así porque desde que tengo uso de razón me dicen LA NEGRA. Se llama así por que nos encantaría que una palabra que fue usada para discriminar, esta vez, la lleve en el pecho gente de todos los colores.

Todos necesitamos vestirnos, pero, ¿acaso no podemos vestirnos ayudando? Esa es nuestra misión. Soñamos con que cada vez que una persona esté sentada en su cama o parada frente al espejo, poniéndose una prenda nuestra, imagine a un niño luchando por su vida pero con mejores posibilidades gracias a su compra.

La marca LANEGRA dona una parte de sus ganancias para ayudar a los niños con cáncer a seguir luchando. Creemos que es una iniciativa que toda empresa debería tener. Si todos aportamos desde nuestra trinchera al menos un granito de arena ayudaremos a tener un mundo mejor.

Creemos en un mundo mejor, en un mundo solidario, en un mundo con conciencia social y sobre todo, en un mundo generoso.

Juntos podemos lograr grandes cosas

La Negra

Adriana Zubiate